domingo, 30 de marzo de 2008








Ante la presencia enemiga (2ª parte)

Dream Theater

Bienvenido al club
cansado peregrino.
Te hemos estado esperando
y todo el mundo ansiaba tu llegada,
concretamente todos los creyentes.

Los ángeles caen, todos por ti, hereje,
un corazón endemoniado sangra por nosotros.

Te hemos estado esperando,
escuchando siempre al predicador,
y tú sabías que llegaría este día,
ahora podemos comenzar a
dejar este día sagrado de final de juicio.
Yo te he reconocido, padre
y tu búsqueda sagrada,
luchando como soldado bendedico.
Tú nunca descansarás.
Yo te he reconocido, ¿pero me reconoces tú a mí?

Los ángeles caen, todos por ti, hereje,
un corazón endemoniado sangra por nosotros
(mi alma es tuya siniestra majestad, lucharé por ti),
por ti siniestra majestad, lucharé por ti,
siniestra majestad de pecado, ahora mi alma es tuya,
siniestra majestad, mi guía, moriré por ti,
siniestra majestad interior...

No puedo ver su cara
pero puedo presentir a pesar de ello
una presencia procedente de la muerte
abandonado por la luz,
su sombra te consumirá desde dentro.
Este poder que siento
procede de lo dentro de su mirada.
Es un fantasma justiciero,
un espíritu en su interior,
el cuerpo y el alma ambos casados,
para ellos son uno.

Los ángeles caen, todos por ti, hereje,
un corazón endemoniado sangra por nosotros
(mi alma es tuya siniestra majestad, lucharé por ti),
por ti siniestra majestad, lucharé por ti,
siniestra majestad de pecado, ahora mi alma es tuya,
siniestra majestad, mi guía, moriré por ti,
siniestra majestad interior,
siniestra majestad, soy tuyo, te pertenezco,*
siniestra majestad interior...

Ave! Ave! Ave! Ave!
Ave! Ave! Ave! Ave!

No
te molestes en intentar encontrarlos,
ellos vendrán hasta ti.
Lucha,
combate y arrolla todo hasta que no quede nada que tomar.
Esparce,
¡sí!, esparce la sangre de esos rebeldes.
Son el terror del mismo Infierno,
pura carne.

He estado muerto,
parada sin nadie a quien matar.
Santo,
cazado en un momento de debilidad,
que acabó con la grandeza de todo.
Vendí
la mitad de mi alma
y te he estado esperando todo este tiempo.

Yo os juzgaré, mis ojos todo lo ven,
juzgaré y seré justo
cuando le hable a la bestia
que vive en todos nosotros.
Los que no sois bienvenidos: ha llegado vuestra hora.

Señor,
eres mi dios y mi pastor,
no querría nada nada en esta vida.
nada más que guerra
a través del abismo,
dentro de la sombra de la muerte.

Miedo no,
no hay razón para tener miedo ahora
mientras estés conmigo.
Yo
formo parte de un dúo que confluye,
como la sangre del enemigo.
Yo
permanezco en la casa del Señor
por siempre, amén.
Muerte,
alcánzame muerte,
¡oh! es el mayor deseo de mi vida.

Yo os juzgaré, mis ojos todo lo ven,
juzgaré y seré justo
cuando le hable a la bestia
que vive en todos nosotros.
Los que no sois bienvenidos: ha llegado vuestra hora.

Los sirvientes de los caídos
luchan para construir el camino,
para seguir llamando a la sabiduría
en esta nefasta era.
A través de un velo de locura,
poniendo en práctica el vicio,
un hombre nuevo resurge
manteniéndose en su camino
(es hora de marchar, siniestra majestad).

Mi alma crece más débil,
él lo sabe y se mantiene a la espera,
él ve a través de mí.
Ante las puertas del Infierno
en el arrivamiento de la oscuridad.
Ese momento que tanto temía ya ha pasado,
el momento en que pierdo mi fe
sobre la salvación prometida.
MI alma es ahora mía, sólo mía.
Ya no combato para ti, oscura majestad.

1 comentario:

Bahamut dijo...

whaooo ... que hermosa la letra de cancion

mas de lo que creia .. ahora que la leo y entiendo completa


gracias por darmela a conocer mi angel !!! ^^ te adoro ! ^///^

espero verte pronto . un saludo